E noi come stronzi rimanemmo a guardare

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.